Escuela Básica de Pozo Almonte mejora sus resultados con una estrategia de acompañamiento al profesor en el aula

Profesores felices están detrás de los buenos resultados en la Escuela Oasis del Desierto
03/10/2018

Para este año el desafío es poder llegar al nivel medio y en 2 años más al nivel alto y mantenerse:

Escuela Básica de Pozo Almonte mejora sus resultados con una estrategia de acompañamiento al profesor en el aula

Director, Jefa de Unidad Técnica y profesora de este establecimiento cuentan que han enfocado todos los esfuerzo en el acompañamiento del docente haciendo una triangulación entre el cuaderno del estudiante, el libro de clases y el aula, todo en base criterios para conformar grupos y estrategias de trabajo que sirvieran a todos los estudiantes y no sólo a algunos.

“A veces la debilidad es una oportunidad para crecer en lo profesional, como equipo y como escuela”, comienza diciendo Lino Aliaga, el director de la Escuela Básica de Pozo Almonte, luego de contar que cuando asumió el desafío de hacerse cargo de la dirección de la escuela, en marzo de este año, uno de los principales problemas con que se encontró era que “no había claridad de la gran diversidad de estudiantes con habilidades, competencias e intereses distintos”.

La escuela Básica de Pozo Almonte tiene 519  estudiantes entre 1º y 8º básico y 24 profesores. Lino la conoce bien porque trabaja desde 2012 ahí, primero como inspector y luego como Jefe de Unidad Técnica. Al principio de este años Lino dice que tuvieron que  plantearse criterios para conformar grupos y estrategias de trabajo que sirvieran a todos los estudiantes y no sólo a algunos. “Este creo que será el gran salto para los profesores que comenzaron trabajando en marzo de 2018”, comenta él.

Lino nació y creció en el Valle de Elqui hasta que en 1991 se trasladó  a Pozo Almonte para hacer un reemplazo en otra escuela de la comuna. Hoy 28 años después y como director de este establecimiento tiene un objetivo claro. Dice que si con los últimos resultados del Simce de Matemáticas y Lenguaje fueron capaces de obtener la categoría de medio bajo, “para este año el desafío es poder llegar a nivel medio y en dos o 3 años llegar al nivel alto y mantenerse. Son metas claras y perfectamente alcanzables si todos remamos para el mismo lado”. Con la misma convicción con la que revela su objetivo para los próximos años Lino también dice que está consciente de que no solamente pueden trabajar para aumentar el puntaje del Simce “sino que también tenemos que ponerle mucho foco al área social y de convivencia, porque todo va de la mano”.

A partir del 2016 esta escuela ubicada en plena Pampa del Tamarugal comenzó a trabajar en alianza con la Corporación Crea+ para reforzar el aprendizaje de los estudiantes en la asignatura de matemática. “Ha sido importante el acompañamiento de Crea+ en matemáticas. Tanto así que esto se ha ido transfiriendo a las otras asignaturas. Si las estrategias dan resultados en matemáticas entonces por qué no pruebo en lenguaje, en historia y en ciencias naturales. Y esto nos ha permitido que los resultados no solamente hayan ido al alza en matemáticas sino que también en lenguaje”, dice Lino, y explica que para él “las estrategias bien utilizadas son buenas tanto para matemáticas como para otras asignaturas”.

Para Lino, en el siglo XXI los profesores se tienen que atrever a implementar cambios y en ese sentido para él las estrategias de Crea+  son una buena opción para que los profesores pueden adoptar nuevas maneras de enseñar. “Un profesor no se tiene que creer el cuento de tener el control absoluto del conocimiento. El profesor tiene que aceptar sugerencia, tomar ejemplos de los colegas y compartir su experiencia con otros profesores.  Ese profesor le aseguro va a tener buenos resultados. Por lo menos a nosotros esto nos ha dado buenos resultados”, afirma.

En todo caso el director de la Escuela sabe y tiene claro que son los profesores los que finalmente están dentro del aula y conocen más que nadie lo que ahí ocurre. “Yo como director no puedo hacer cambios administrativos sin antes preguntarles a los profesores qué es lo que ellos necesitan en el aula. Es ahí donde se producen los cambios”, dice.

Miriam Torres es la Jefa de Unidad Técnica de primer ciclo de la escuela. Comenzó en el cargo este 2018, antes trabajó en la Fundación Integra y luego durante 12 años fue profesora en la Escuela La Estrella del Sur, también de la comuna. Cuando llegó a la Escuela Básica de Pozo Almonte dice que no había procesos definidos ni sistemáticos y lo primero que hizo fue enfocar todos los esfuerzo en el acompañamiento del docente en el aula. “Fuimos haciendo la triangulación entre el cuaderno del estudiante, el libro de clases y el aula. Es muy importante la mirada de uno y la participación de uno dentro del aula”, dice ella.

Lo que pasa es que para esta Jefa de Unidad Técnica si no hay acompañamiento en el aula se corre el riesgo de tener mucha enseñanza pero poco aprendizaje. Por eso explica que este año se enfocaron mucho en planificar una clase para que esté bien estructurada, es decir, que les permitiera medir lo que realmente importa para ella que es si aprendieron o no los estudiantes.  “Ahora estamos enfocando todo en el estudiante. El docente te puede presentar una súper buena clase, pero yo voy enfocada a saber cómo aprendió el estudiante. Hoy día estamos en eso y los profesores lo saben. Hemos hecho talleres para esto y hemos entregado material para fortalecer esto. La mirada ahora es otra”, dice Miriam.

Además de lo anterior, Miriam dice que también han contextualizado los contenidos para que estos vayan relacionados con la experiencia que viven y han vivido los estudiantes. “De esta manera ellos conectan mucho.  Si vamos a trabajar una lectura, ideal que sea de su localidad. En la matemáticas es lo mismo, si hay que enseñarles la adición tratamos de hacerlo para que sepan ellos dónde y cuándo la pueden ocupar.  Si van a comprar al supermercado, por ejemplo”.

En su día a día Miriam tiene una cosa muy clara. Dice que con los profesores hay que ganarse la confianza y trabajar de la mano con ellos, para que ellos sientan que hay una persona que te acompaña y no que te supervisa. “Es lo que hace Crea+ a través de sus asesores. Uno necesita una orientación y ellos ven la realidad del estudiante, la del docente y luego hacen su evaluación, eso es muy positivo”, dice.

Esto también lo sabe muy perfectamente la profesora de 1º básico de la escuela, Danissa Gutiérrez. Para ella ha sido fundamental el trabajo en equipo. “Hay que trabajar en forma articulada. A mi obviamente me interesan las buenas experiencias de mis colegas y lo mismo con Crea+, un trabajo en conjunto que es fundamental”, dice.

Danissa tiene 31 años y vive en Iquique. Viaja todos los días hasta Pozo Almonte para hacer clases a 35 niños y lo mejor, dice, es que lo hace con amor. “Es que tiene que gustarte lo que haces. Tienes que tener amor y paciencia porque no todos los niños aprenden de la misma forma. Tu tienes que saber que los 35 niños que tienes en la sala son todos diferentes, con necesidades distintas”, dice. Y agrega que por eso es importante siempre trabajar en base a una estrategia.