Asesor de Crea+ para la zona norte de Chile cuenta su experiencia como profesor en Finlandia

Se llama Regis Bibilonia y es cubano. Tiene 50 años, llegó a nuestro país hace 12 y hace 5 trabaja en la Corporación Crea+. “Como profesores en Finlandia teníamos la libertad y el tiempo para innovar bajo ciertas pautas”, cuenta este profesor que además es licenciado en Física y Matemáticas en el Instituto Pedagógico de Lipetsk en Rusia y tiene un máster en pedagogía.

Regis Bibilonia es un profesor que está siempre alegre, o por lo menos siempre está con una sonrisa en su rostro.  En esta entrevista, con esa misma alegría que lo caracteriza, comienza confesando que a sus cortos 12 años ya sabía que quería dedicarse a la educación. “Fue porque me inspiró un profesor de física y matemática que tuve en Cuba, era joven y tenía una manera de enseñar que nos motivaba, lograba una conexión con nosotros. Nunca había visto eso en un profesor y eso marcó mi camino sin dudas”.

A sus 17 años decidió dejar la isla, cruzar el atlántico para instalarse en Rusia y estudiar ahí una licenciatura de física y matemáticas, además de realizar un master en pedagogía en el Instituto Pedagógico de Lipetsk. “La experiencia fue muy enriquecedora. Teníamos tutores muy dedicados y comprometidos con nosotros. La educación era algo fundamental allá”, recuerda.

Al terminar ese proceso de formación, que se extendió por casi 6 años, viajó a Finlandia para trabajar como docente y explorar el modelo de enseñanza de ese país. “La educación estaba realmente enfocada en otro sentido. Los profesores enseñaban a desarrollar y fortalecer habilidades para la vida, más allá del contenido”, cuenta y agrega que como profesores tenían la libertad y el tiempo para innovar bajo ciertas pautas. “Teníamos horas destinadas a pensar creativamente los contenidos y actividades para lograr una buena clase. El profesor solo dedicaba sus esfuerzos en crear y enseñar”, destaca.

Una de las cosas que más le llamó la atención del trabajo docente de ese país fue que los profesores en ningún caso trabajaban de forma aislada. “Siempre era en grupos donde compartían las actividades y se creaban contenidos transversales para todos los cursos, siempre prestándose ayuda”, dice y agrega como lamentándose: “No me gustan las comparaciones, pero es bastante distinto a lo que pasa en Chile”.

Tras su experiencia en Finlandia Regis volvió a Cuba donde se integró a una institución del Estado para cumplir con sus 3 años de servicio social. Paralelamente no paró de estudiar y capacitarse lo que le valió ser nombrado director del colegio donde se desempeñaba en la isla, cargo en el que estuvo 4 años hasta que decidió venirse a Chile, donde al cabo de un tiempo se incorporó al equipo de Crea+.

¿Por qué decidiste venir a Chile?
“Recorrí varios países durante mi vida y uno de ellos fue Chile, donde decidí echar raíces porque vi una buena situación para vivir, trabajar y progresar en mi carrera. De hecho, hice familia acá. Estoy casado, tengo hijos y muchos amigos chilenos”, cuenta hoy con un acento medio cubano medio chileno.

¿Qué es lo más importante que debe tener un profesor?
“Para mí es importantísimo que pueda transmitir el conocimiento y el contenido, pero ante todo considero primordial que pueda crear y fortalecer aptitudes para la vida en cada alumno”, responde. Este profesor cubano licenciado en física y matemáticas es tajante para referirse al rol del docente. “No sirve de nada contar a los mejores profesores y profesoras, con premios internacionales y currículums enormes si son personas arrogantes, celosas y que no puedan trabajar en equipo”.

¿Cómo ves a los profesores en Chile?

“Muchas veces trabajan aislados del resto de la comunidad escolar y eso evidentemente es un problema.  En ese sentido los profesores a los que nosotros asesoramos en Crea+ terminan tremendamente agradecidos precisamente porque los acompañamos en el año y trabajamos en equipo con ellos” recalca.

Lo anterior para Regis es considerado un punto clave en el apoyo que ofrece Crea+ a los colegios. “En la Corporación valoramos la experiencia de los profesores que asesoramos. Nosotros no llegamos a decirles qué tienen que hacer y qué no. Nosotros llegamos a trabajar con ellos, en equipo, a debatir, a compartir, conversar y en conjunto crear estrategias adecuadas a los cursos donde llegamos”, enfatiza.

Para Regis los desafíos siempre deben ser constantes “ya que lograr aprendizajes efectivos no es posible de un día para otro. Hay un trabajo detrás importante que hay que hacer entre todos, apoderados, estudiantes, docentes, coordinadores y directores”.