Escuela de Toconao estandariza los procesos de calidad para mantener los buenos resultados

Directora y profesora de la Escuela Multigrado de Peine se reencantan con la profesión
01/10/2018
Humberto Maturana y Ximela Dávila compartieron con más de 100 profesores su visión sobre la educación
02/10/2018

“Es un paraíso pedagógico en medio del desierto”, dice su director:

Escuela de Toconao estandariza los procesos de calidad para mantener los buenos resultados

Con el apoyo de la Corporación Crea+ el establecimiento obtuvo más que la media nacional en el último Simce de matemáticas, tanto en 4º básico como en 2º medio.

A 38 kilómetros al sur de San Pedro, en el borde noreste del salar de Atacama, se encuentra Toconao, una localidad que tiene más de 12 mil años de antigüedad y donde hoy viven poco más de 620 habitantes.

En esta localidad, cuyo nombre significa “lugar de piedras” ya que sus construcciones fueron levantadas con piedra liparita,  se encuentra el Complejo Educacional de Toconao, “un paraíso pedagógico en medio del desierto” según lo describe su propio director, Patricio Angulo, quien llegó hace un año a este lugar luego de postular a través del sistema de Alta Dirección Pública. “Había escuchado hablar de los buenos resultados del establecimiento, eso me llamó la atención y postulé” dice Patricio Angulo hoy desde su oficina en pleno desierto.  En el último Simce de matemáticas la escuela logró obtener más que la media nacional tanto en 4º básico como en 2º medio, con 308 y 290 puntos respectivamente.

Patricio Angulo en realidad es de Osorno. En este lugar del sur se formó y llegó a ser jefe de UTP de una escuela con 1.200 estudiantes. Eso hasta que se trasladó a un establecimiento particular subvencionado en un lugar vulnerable de Calama donde fue director durante 9 años.  En su paso por esta ciudad norteña investigó sobre cómo poder sobre llevar bien una escuela vulnerable con estudiantes con carencias educativas y con vacíos pedagógicos. “Fue un desafío enorme. Aprendí a proyectar y cuantificar resultados, a aplicar normativas y entender bien la esencia de lo que quieres hacer el Ministerio de Educación con nuestra educación”, explica.


Desde que asumió la dirección de la Escuela de Toconao dice que ha estado encargado principalmente de estandarizar los procesos de calidad para lograr mantener los buenos resultados. “Esto tiene que ver con que no se note tanto la experticia de un profesor sino que se note la experticia del proceso como un todo”, explica y agrega: “Estamos instalando procesos concretos en todas las área del curriculum, obviamente también en torno a la convivencia, para lograr hacer de la escuela una de las mejores de la región”.

Para conseguir esto dice que es muy importante el apoyo de la comunidad completa “tanto de los apoderados que son muy fundamentales, como también del sostenedor en todas sus estrategias y de un buen equipo de profesionales que puedan aportar concretamente al proceso”.

En ese sentido Patricio Angulo destaca el trabajo que ha venido realizando la escuela junto a la Corporación Crea+.  “Ellos generan información clara y concreta que permite tomar decisiones por estudiantes y por curso, lo que muchas veces la escuela por si sola no alcanza hacer”, dice.

 

Sobre este último punto el director señala que cuando llegó a la escuela hace un año atrás hizo un análisis concreto de lo que dice el curriculum nacional versus la propuesta de la Corporación Crea+ y después de todo este tiempo de funcionamiento señala: “Estrategias concretas del proceso las encuentro increíbles como el acompañamiento de los profesores que vienen. El nivel de comunicación constante que hay con el establecimiento, la programación, los materiales que llegan y que están muy bien centrados en lo que dice el curriculum nacional para nuestros estudiantes. Yo le otorgo un nivel muy importante ya que nos ha permitido ir contextualizando el curriculum a nuestra realidad, más que a un estándar homogéneo”.

 

Entre el equipo de profesores de esta escuela se encuentra Milene Torres.  Ella lleva poco más de 5 meses haciendo clases de todas las asignaturas en un curso de 1º básico que tiene 18 estudiantes. Antes de llegar a esta escuela Milene trabajó durante 9 años en Santiago,  en 3 colegios particulares subvencionados distintos.

“Llegué aquí por un desafío personal. Nunca había trabajado en un colegio fuera de Santiago ni menos en un colegio con poco acceso a una ciudad grande, con conexiones complicadas y que fuese municipal”, comienza contando en esta entrevista. “Me ha llamado la atención el trabajo colaborativo con los colegas.  El contexto es distinto y eso hace que aquí se valoren los pequeños detalles, los colegas pasan a ser parte de la familia de uno”, expresa.

Para Milene una de las cosas fundamentales a la hora de hacer clases es llegar con una actitud positiva. “Es clave que los estudiantes me vean en una actitud de alegría para activar en ellos esa alegría”, dice y agrega: “saludarlos, preguntarles cómo están, hacerles ejercicios de relajación y luego de eso comenzar la clase, estos gestos muchas veces hacen la diferencia”.

Pero Milene también reconoce que aún le faltan cosas por aprender para llegar a hacer todavía una mejor clase. En ese sentido y al igual que el director de la escuela también valora positivamente el apoyo que recibe por parte de la Corporación Crea+ porque le permiten a ella seguir aprendiendo. “Saber cómo me ve el otro y que me de sugerencias en una retroalimentación de las clases en pro siempre de mejorar, eso es súper positivo”, señala. Para ella el programa de Crea+ es progresivo, va de menos a más y avanza al ritmo de los niños respetando sus estilos de aprendizajes. “Los cuadernillos son perfectos, los estudiantes los disfrutan, les gusta, se divierten y aprenden contentos”, dice la profesora, quien asegura que sus niños son tan capaces como cualquier niño de otra escuela y por eso “los veo perfectamente el día de mañana estudiando en una universidad, como personas integrales que se desenvuelven bien en la sociedad”.

Fernanda Muñoz es otra profesora de la Escuela de Toconao que también ve a sus estudiantes con un buen futuro profesional y personal, aunque explica que hay una tendencia en ellos a querer proyectarse siempre en Toconao. “Ellos son súper arraigados con su tierras, con sus raíces, su cultura y todo lo que tiene que ver con la comunidad indígena de Lickanantai.  Saben cuáles son su bailes, sus hierbas, su lengua. Etc. Pero al mismo tiempo son súper capaces de salir de acá, por lo que yo pienso que si para ellos es tan importante su cultura y vivir acá, muy bien pero que lo hagan con conocimiento, eso es lo que se les transmite aquí.  Tiene que ver con el desarrollo de habilidades”, dice Fernanda, que llegó de Santiago hasta Toconao también hace poco más de 5 meses.

Fernanda muñoz antes solo había trabajado en colegios particulares en Santiago. En Toconao, dice “he tenido que ingeniar estrategias nuevas para respetar los ritmos y las necesidades e intereses de cada uno de mis estudiantes”.  Para esta profesora “un profesor tiene que tener como consigna educar desde el amor y el respeto lo que  significa entender que los niños son sujetos de derecho y que hay que escucharlos y atenderlos, ser un mediador, orientador y facilitador del aprendizaje”.

Fernanda también destaca el trabajo que realiza semana a semana junto a la asesora de la Corporación Crea+. “Me entrega todas las herramientas necesarias para construir en los niños un aprendizaje que sea significativo y sobre todo me permite el desarrollo integral de los niños, considerando todas las necesidades e intereses que ellos tienen. La retroalimentación por parte de la asesora que viene siempre es de una mirada súper positiva y siempre en pro de la mejora de los procesos educativos y de los profesionales que estamos en el aula”, dice.