Asesoras de Crea+: “Queremos ser un factor de cambio para docentes y estudiantes”

Mariela Vidal y July Flores hablan de su experiencia y motivaciones en la Corporación:

Las dos profesionales llegaron el mismo día a trabajar a la Corporación, hace 7 años.  El amor por los niños, la vocación pedagógica y el trabajo permanente en establecimientos vulnerables hizo que ambas fueran forjando una relación de amistad más allá del ámbito laboral.

Mariela Vidal y July Flores hace años optaron por el camino de la docencia influenciadas en gran parte por figuras que, cuando ellas eran estudiantes, las marcaron con su ejemplo y entrega. Hoy, varios años después, son ellas mismas las que día a día se la juegan por enseñar y marcar a niños y profesores con su pasión por la educación.

“Me encanté con las matemáticas gracias a mi profesora Jacqueline Labra. Lejos lo más impresionante era su asombroso conocimiento” cuenta Mariela.  Para July su gran mentor fue el profesor Marcelo Vergara. “Admiraba su devoción por los números. Era imposible no contagiarse con él, era muy dedicado”, recuerda y agrega: “al principio podían ser cosas muy complejas, pero con su orientación las aprendía claramente. Eso cuando eres estudiantes es muy bueno, te sientes más segura, te sube la autoestima y la confianza”.

Tras todo el tiempo que llevan aplicando su experiencia en Crea+, donde les ha tocado asesorar dentro de las salas de clases a niños y profesores de colegios vulnerables a lo largo de Chile,  ambas aseguran que han podido  reafirmar su compromiso con la educación del país.

“Realmente me saco el sombrero por esos docentes que se van a sus casas pensando en qué van hacer al otro día para ayudar a sus estudiantes, pese a las dificultades evidentes que encuentran en estos colegios de menos recursos. Es admirable cómo lo hacen y cómo logran que esos chicos aprendan”, expresa Mariela.

Para July, por su parte, una de las cosas que la han marcado en sus años trabajando como asesora en Crea+ fue la que tuvo con la profesora de una escuela de Puente Alto. “Ella era mayor que yo y tenía mucha experiencia. Era una experta y eso significó un desafío para mi. Al final del año, cuando me dijo que había aprendido muchas cosas conmigo, me sentí definitivamente como asesora”, explica y agrega: “Nos retroalimentamos juntas y eso fue una muy linda experiencia laboral y personal”.

Para ambas asesoras y amigas la buena disposición que cualquier asesor debe tener con los profesores y estudiantes es un factor definitivamente clave.

“Yo amo tener contacto con los niños y ver como funcionan las planificaciones. Desde ahí nace mi  buena disposición”, dice July.  “Seguir adelante si estamos dando en el clavo con los ejercicios o deliberar si hay que hacer ajustes para finalmente ver cómo aprenden los niños, eso es lo que nos mueve” asegura.

Para Mariela una de las cosas más especiales del trabajo que desarrolla en Crea+ “es que logramos crear vínculos con los profesores y profesoras para que también ellos comprendan que  lo que vamos diciendo sirve para complementar  ese conocimiento que ellos ya tienen para aplicar en sus clases”.

Uno de los objetivos que se plantean cada vez que inician un trabajo en alguna escuela es no dejar una buena huella. “Queremos ser un factor de cambio para los docentes y estudiantes”, afirman con convicción.

“Puedo decir por experiencia propia, que es distinta la actitud del profesor o profesora cuando el asesor llega para acompañar y ser un apoyo, a que cuando viene en una actitud más punitiva y de supervisión” asevera Mariela. “Nosotros no nos sentamos al final de la sala con una lista de cotejo. Nosotros apoyamos al docente en cada momento”, señala.

Para July cada grupo de estudiantes y cada docente constituye un caso distinto. “No se trata de grupos cualquiera, ellos no son números para nosotros. Nos dedicamos a saber quiénes son esos alumnos y alumnas y quién es ese docente, caso a caso, para realizar una asesoría que sea realmente efectiva”, destaca.